Proyectos Pilar

MADRID RENTAL FLATS

Sentirse como en casa.





Cuando llegamos a Madrid Rental Flats, apartamentos en alquiler para estancias de media y larga duración, sito en la calle Miguel Ángel 3, de Madrid, nos encontramos con espacios amplios llenos de luz que se veían ensombrecidos por una decoración de muebles de muy buena calidad pero que se habían quedado un poco obsoletos. El reto era potenciar toda esa luminosidad de la que disfrutaban y convertir las estancias en espacios muy serenos y cálidos donde los profesionales de alto standing que frecuentan los apartamentos se sintieran como en casa.


Apartamentos superiores






En estos apartamentos el gran protagonista es la madera, que aporta calidez y serenidad al espacio. La cocina, que no se modificó durante la actualización de los apartamentos, necesitaba un contrapunto que mitigase la robustez de sus elementos. Para ello, se enmarcó su acceso con una estantería en la zona de comedor y un revestimiento de listones en madera de roble en la pared que alberga la televisión. Con estos elementos, que se convierten en los de mayor impacto de la estancia, se consiguió una transición más tranquila y armónica.





En la zona de comedor la madera sigue siendo la protagonista con una mesa de madera de roble de líneas sencillas y elegantes. La lámpara es de bambú y se buscó que fuese muy liviana, que no obstaculizara la visión, ya que la zona está enfrente de la puerta de acceso al apartamento. Los elementos naturales ven elevada su condición de lujo gracias a las sillas de terciopelo en color topo a juego de un exquisito papel pintado con geometrías en dorado de Eijffinger, que delimita la zona de comedor.





El ambiente sereno y relajado continúa en la zona del salón, con muebles de madera y colores neutros cálidos. El mobiliario, de líneas sencillas y poco peso visual, favorece el tránsito de la luz a todos los rincones de la estancia y genera un espacio apacible y armónico. 





Desde este espacio llegamos al baño, proyectado como un espacio muy ligero y limpio en tonos claros. La zona del lavabo está enmarcada por unas baldosas de gran formato con relieve que, bañadas por la luz cenital crea un bonito efecto de luces y sombras que aporta textura y profundidad a esa pared.





El dormitorio continúa con los tonos arenas y verdes que tenía el salón, unificando ambos espacios. Como cabecero, un discreto y elegante papel de Coordonné, que enmarca una cama con textiles de alta calidad en tonos serenos y relajantes. Un espacio con pocos elementos para darle importancia al elemento principal: la cama. 



Áticos




La madera se mezcla con el mármol en este apartamento con terraza y dos habitaciones. La paleta de colores sigue buscando la serenidad con tonos grises combinados con los verdes de los cojines o del papel pintado de la zona de comedor.





El papel de Eijffinger delimita la zona de comedor con suaves tonos verdosos. La amplia mesa de mármol y las sillas tapizadas en terciopelo dan capacidad para hasta seis comensales. El contrapunto de modernidad lo pone los acentos en negro de las patas y la lámpara de techo.





La habitación principal, que tiene baño en suite, consigue ampliar el espacio gracias a un papel geométrico de Eijffinger que aporta mucha profundidad a la pared del cabecero, generando un efecto 3D. Las tonalidades elegidas se mantienen igual que en el resto del apartamento: blancos, verdes y elementos de marcada contemporaneidad.






La habitación secundaria juega con elementos similares a la habitación principal para crear un lenguaje armónico, aunque diferenciado, entre ambas y, a su vez, con el resto del apartamento. 



Apartamentos estándar






Para ampliar visualmente y aprovechar todo el caudal de luz que reciben los apartamentos estándar se proyectó una decoración muy clara y limpia, en tonos blancos y arenas. 





La cocina abierta se dividió del salón mediante una celosía formada por listones de madera de roble, obteniendo de esa manera además una superficie de apoyo extra para la cocina y una barra desayunadora al lado del acceso al dormitorio. El ambiente, claro y sereno, sin muchos elementos, crea un espacio apacible y acogedor.