Proyectos Pilar

IMPROVISAR UN DESPACHO EN CASA

Muchos españoles se han visto obligados a teletrabajar debido al coronavirus, pero ¿estamos preparados para el teletrabajo? ¿Tenemos el espacio idóneo en casa para hacerlo? ¿Cómo conseguimos improvisar un despacho en casa sin salir de la misma? Te ofrecemos un par de consejos e ideas para hacerte la vida (y el trabajo) más fácil estos días de encierro.

Vivimos días inciertos en los que nos hemos visto abocados a quedarnos en casa por responsabilidad civil. Muchas empresas han tomado como medida para evitar contagios masivos de Covid-19 que sus empleados trabajen desde casa. Èsta no es una práctica habitual en los españoles, por lo que muchos de los cuales se han visto en la necesidad de improvisar un despacho en casa. Lo primordial es habilitar un espacio exclusivo para trabajar y tener en cuenta una serie de consejos que harán que podamos disociar trabajo, ocio y descanso aunque este sea entre las mismas cuatro paredes. ¡Vamos a verlo!

Define los espacios

Si en tu casa ya tienes un despacho, ¡enhorabuena! Podrás trabajar en un espacio acondicionado para que la concentración fluya. Pero si no es así, tenemos que improvisar uno porque es importante separar nuestro lugar de trabajo y nuestros lugares de descanso y ocio, ahora que todas esas actividades ocurren bajo el mismo techo. Los expertos aconsejan no trabajar desde la cama ni tirado en el sofá, ya que nuestro cuerpo no se pone en modo "trabajo" y puede verse afectada nuestra eficiencia y capacidad de concentración y resolución. Así que está claro que necesitamos un espacio propio dedicado al trabajo exclusivamente. Pero con comercios cerrados y sin poder salir de casa parece misión imposible, ¿verdad? Con este par de trucos quizá puedas acondicionar tu propio despacho en casa.

Esa consola que tenemos en la entrada de casa y que ahora mismo no vamos a necesitar demasiado puede ser la mesa de despacho improvisada perfecta. Si su altura no te permite meter las piernas por debajo con una silla normal, podemos improvisar una banqueta con piezas que, seguro, tienes en casa. Con un buen montón de revistas o libros grandes, un par de cinturones y un cojín tendremos una banqueta muy resultona. Sólo tenemos que apilar bien las revistas o libros, poner un cojín encima y sujetarlo todo fuertemente con los cinturones. No es el asiento ideal para pasar muchas horas sentado, pero nos servirá durante estos días de confinamiento. Y después puede quedar como un asiento auxiliar la mar de original, que dará un toque especial a tu salón, ¿no te parece?

Otra opción para improvisar un despacho en casa es reutilizar como mesa una balda que tengamos ya colgada. Con 25 cm. nos es suficiente para colocar el portátil y una lámpara. Deberemos buscar algún rincón o trocito de pared en la que podamos sujetarla con unas escuadras y ¡listo!

¿Algún armario en el pasillo con pocos trastos que puedas reubicar?

Si taladrar no es lo tuyo o no lo ves claro, rebusca por casa objetos que puedas usar como patas para la balda. Dicen que en momentos de crisis se agudiza el ingenio. ¡A ver qué se te ocurre!

Ahora que ya hemos conseguido improvisar un despacho en casa, ¿cómo sobrevivimos al teletrabajo? Con estos tips tendrás todas las herramientas para convertirte en un auténtico experto y que no se te caiga la casa encima durante el tiempo que pasemos con restricciones por el coronavirus.

Dúchate a diario

Puede parecer una obviedad recomendar que nos duchemos todos los días, pero la realidad es que, al no tener que salir de casa, podemos acomodarnos de más. Los expertos recomiendan que, en la medida de lo posible, sigamos manteniendo nuestra rutina: levantarnos (si hacemos la cama, subimos al nivel "pro"), desayunar, ducharnos y vestirnos. ¡Y nada de volver al pijama! No sólo por las vídeoconferencias de trabajo que pudiéramos tener, sino también porque es la fórmula de acotar cuándo estamos trabajando y cuándo no. Psicológicamente nos ayuda a preparar la mente para el trabajo o para el descanso u otra actividad. 

Planifícate

Planificar bien nuestra rutina de trabajo y sus descansos es fundamental para aprovechar bien el tiempo y que este sea de calidad. Marca tus objetivos semanales y también los diarios. Planifica cuántos descansos vas a hacer, qué vas a hacer en esos descansos y qué harás después del trabajo. El aislamiento puede conllevar momentos de pérdida de tiempo o sensación de aburrimiento; por eso, tenerlo todo planificado nos ahorrará frustaciones y sensación de vacío. También evitaremos trabajar horas de más.

Evita ir a la nevera cada dos por tres

Es muy tentador acudir a la nevera cada vez que nos levantamos de la silla, pero, a menos que vayas a coger una pieza de fruta, mejor no lo hagas. Es un comportamiento habitual cuando pasamos muchas horas en casa y no sabemos qué hacer; por eso, planificarnos, incluidas las comidas, es tan importante. 

Mantente activo

Puede que no seas deportista ni hayas pisado un gimnasio en tu vida, pero el estar encerrados en casa puede pasarnos factura. Incluye alguna actividad física en tus actividades diarias. No tiene por qué ser necesariamente ponerte a hacer burpees como si no hubiese un mañana; podrías, simplemente, pinchar las canciones que más te animen y echarte unos bailes. También puedes hacer esas pequeñas rutinas que nos enseñan cuando hacemos viajes muy largos en avión para activar nuestra circulación.

Si cuando acaben las medidas de seguridad para evitar el contagio por coronavirus has decidido que necesitas un despacho en condiciones nosotros te ayudamos a encontrarle hueco y planificarlo para que sea el despacho ideal para que fluya tu imaginación. Pincha aquí y nos pondremos en contacto contigo en breve.

*Todas las fotos: Pinterest y Proyectos Pilar.

Sin comentarios

Añadir un comentario